LA EMPRESA: DESGUACES PONTEVEDRA Y EL MEDIO AMBIENTE




Desguaces Pontevedra es una empresa fuertemente comprometida con el medio ambiente, que establece como objetivos principales facilitar el reciclaje de vehículos que han alcanzado el final de su vida útil así como su baja definitiva en los registros de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Trabajamos cada día para hacer que nuestros servicios sean los más eficientes, optimizando nuestros recursos y centrándonos en la satisfacción de nuestros clientes. Para ello, contamos con una red de colaboración que reúne las prestaciones de los más prestigiosos Centros Autorizados de Tratamiento de Vehículos (C.A.T.V.) de la provincia de Pontevedra y sus alrededores.

De esta forma, podemos asegurar y garantizar que los vehículos de nuestros clientes serán tratados de forma medio ambientalmente correcta y de acuerdo a la normativa vigente sobre el reciclaje de vehículos fuera de uso (VFU), además de que serán dados de baja definitiva en los registros Tráfico por medio de un desguace autorizado, tal y como establece la ley.

Las 4 ERRES del reciclaje en el desguace: Recuperación, Reutilización, Reciclado y Revalorización:

La finalidad que persigue la normativa referente al reciclaje de vehículos, es la de aumentar el volumen de vehículos que se recuperan y se reciclan en nuestro país, para lo que será necesario aplicar y cumplir con los conceptos que en Desguaces Pontevedra hemos enmarcado dentro de las 4 ERRES del reciclaje en el C.A.T.: Recuperación, Reutilización, Reciclado y Revalorización.

Recuperación:

Mediante la aplicación de este concepto lo que se pretende lograr es que se recuperen todos y cada uno de los vehículos que alcanzan el final de su vida útil. De este modo, se facilitará a su vez la recuperación de aquellos materiales que forman parte de de un vehículo y que podrían ser empleados en nuevos procesos productivos.

Reutilización:

El concepto de la reutilización se aplica, sobre todo, en el uso de las piezas y elementos que proceden de los vehículos fuera de uso y todavía pueden seguir desempeñando la función para la que se diseñaron originalmente.

Elementos que no presenten daños, como por ejemplo el motor de un coche, son fácilmente útiles a la hora de poner a punto un vehículo de las mismas características y a un precio muy inferior al del coste de esta pieza nueva.

Reciclado:

El concepto del reciclado se asocia directamente con el tratamiento y el inicial proceso de reciclaje que reciben los vehículos y sus componentes dentro del centro de tratamiento.

De esta forma, aquellos materiales reciclables podrán ser incorporados a nuevos procesos productivos evitando el empleo de materias primas vírgenes y ahorrando una parte de los costes dedicados al proceso de fabricación y que se relacionan con la extracción de estas materias.

Revalorización:

La revalorización está directamente relacionada con el aprovechamiento energético que pueden proporcionar los recursos recuperados de los vehículos que se entregan en los Centros Autorizados de Tratamiento (C.A.T.).

En este caso cabe destacar la revalorización de los neumáticos la cual es posible mediante la labor de las plantas incineradoras, dónde se aprovecha el caucho para crear energía.